La ópera 2

La propuesta de realizar un vídeo, que diera una visión personal de las óperas que el Gran Teatre del Liceu tiene previsto estrenar, se materializó con los alumnos de Comunicación Audiovisual de segundo de bachillerato artístico de nuestra escuela. 

Ellos se aproximaron (desde una cierta "extrañeza" hacia el fenómeno operístico) a las operas L’elisir d'amore, Street Scene y Lohengrin, buscando aquellos elementos que les fueran próximos: los temas, el ritual de ir a la ópera, etc.

En el caso de la ópera de Donizetti, obviamente la magia del amor, la atracción, el "bebedizo" fue un elemento que les atrajo y sobre el que se trabajó desde diferentes enfoques, tanto estilísticos como técnicos.

Por otro lado, el mundo mítico y la complejidad wagneriana de Lohengrin dio lugar a propuestas, muchas veces, de difícil concreción.

Los resultados reflejan el carácter de ejercicio de clase constreñido por el calendario y por las condiciones multidisciplinares de nuestro taller, y apuntan hacia la esperada, aunque no por ello menos gratificante, frescura de la visión de los jóvenes. Una visión a su vez muy lejana de la "etiqueta" operística.

La más desenfadada de las propuestas la firman Rosa Llinàs, Ariadna Cano y Laura Rufas. Su intención es dar una imagen juvenil, divertida y ligera de la ópera. Para ello qué mejor que buscar la complicidad de familiares y amigos que se arranquen sin complejos a tararear el inolvidable el aria de la reina de la noche de La flauta mágica, sin duda una de las óperas más conocidas por los no iniciados al bel canto. Con una factura lo-fi, y más cara dura que otra cosa, este simpático vídeo consigue arrancar al menos una sonrisa, cuando no una carcajada. Porque, seamos francos, ¿quién no ha entonado alguna vez estas notas, aunque fuera bajo la ducha? ¿No es éste el estribillo más pegadizo jamás compuesto?