Der fliegende Holländer

El proyecto busca reflejar aquello que la ópera representa desde un punto de vista emocional, explorando la posibilidad de crear un enlace con el espectador a través de las imágenes mostradas: gestos, detalles, movimientos que todo el mundo reconoce y que son sinónimos de sentimientos universales. 

Mediante imagen real se realizan una serie de planos muy cerrados y concretos que permiten capturar sólo estos detalles, dando un total protagonismo a las sutilezas de las pequeñas acciones realizadas. De esta manera, la historia de El Holandés Errante se abre paso hasta llegar al clímax. Ningún plano es gratuito. Todos representan o nos remiten a emociones concretas.

El hecho de escoger el blanco y negro tampoco es aleatorio: el tono de la narración, de las imágenes mostradas y la música utilizada exigía que la imagen tuviera este tratamiento, otorgando un aspecto mucho más serio y en concordancia con la estética general de la pieza.

Esta manera de plasmar las emociones, los sentimientos y finalmente el punto álgido de esta historia, deja a un lado la narración objetiva y tiene como finalidad mostrar "las tripas" de la ópera, mostrarla tal y como es: una mezcla de amor, alegría, redención, pero también con momentos de tristeza, soledad o furia. El Holandés Errante es una historia llena de matices y emociones muy profundas y viscerales que tienen la capacidad de emocionar al espectador, haciendo que se identifique con ellas y que a la vez tenga una percepción de la historia como aquello que es: una narración atemporal.

Autores: Martí P. Palau y Ariadna Veas 
Tutor: Sergi Carbonell 
Asignatura: Proyecto Audiovisual del Grado en Diseño
Agradecimientos: Eleonore Alexandrakis, Patrice Barnabé, Pablo de Pastors, María Retamer, Oriol Rigata, Edgar Sanjuán