Lohengrin 3

La propuesta de realizar un vídeo, que diera una visión personal de las óperas que el Gran Teatre del Liceu tiene previsto estrenar, se materializó con los alumnos de Comunicación Audiovisual de segundo de bachillerato artístico de nuestra escuela. 

Ellos se aproximaron (desde una cierta "extrañeza" hacia el fenómeno operístico) a las operas L’elisir d'amore, Street Scene y Lohengrin, buscando aquellos elementos que les fueran próximos: los temas, el ritual de ir a la ópera, etc.

En el caso de la ópera de Donizetti, obviamente la magia del amor, la atracción, el "bebedizo" fue un elemento que les atrajo y sobre el que se trabajó desde diferentes enfoques, tanto estilísticos como técnicos.

Por otro lado, el mundo mítico y la complejidad wagneriana de Lohengrin dio lugar a propuestas, muchas veces, de difícil concreción.

Los resultados reflejan el carácter de ejercicio de clase constreñido por el calendario y por las condiciones multidisciplinares de nuestro taller, y apuntan hacia la esperada, aunque no por ello menos gratificante, frescura de la visión de los jóvenes. Una visión a su vez muy lejana de la "etiqueta" operística.

Otra de las propuestas siembra en el espectador la siguiente duda: ¿Y si los animales que nos rodean fueran humanos encantados, como lo es el cisne del Lohengrin? Partiendo de esta premisa, Clara Gassull y Berta Fontboté nos enseñan fragmentos de la vida doméstica de un gato que come en la mesa, se distrae viendo la televisión o leyendo un libro. Estas actividades enlazadas una tras otra consiguen transmitir al espectador la idea de continuidad, casi de rutina, que le permite dibujarse en la mente la plácida existencia del felino llevando a cabo estos y otros quehaceres. Pero, atención, las cosas no siempre son lo que parecen. Cuando el gato se adormece y cierra los párpados, el encanto se esfuma, y recobra su apariencia humana. “Encantat” es una sutil propuesta que juega con la expectativa, el misterio o incluso cierto suspense, y que tiene como protagonista a un gato porque encontrar un cisne en Barcelona resultó una tarea imposible.