Noticias

El Liceu se hace accesible para las personas sordas o con problemas de audición

Presentación del bucle magnético en el Salón de los Espejos
El acto ha sido doblado simultáneamente a la lengua de signos

Barcelona, 10 de julio de 2014

Hoy se ha presentado en el Gran Teatre del Liceu la puesta en marcha de un bucle magnético, con el objetivo de favorecer que las personas con sordera puedan disfrutar plenamente de los espectáculos. 

El acto ha contado con la participación de Roger Guasch, Director General del Liceo, José Luis Aedo, Presidente de Fiapas, Xavier Grau, Delegado de la Fundación ONCE, Santiago Moreno, Director general de la Fundación Vodafone, Josep Ollé, representante de la Fundación La Caixa y Director de Palau Macaya, y Raimon Jané, Presidente de Acapps.

La instalación del bucle magnético, que tiene cobertura en toda Sala, el Foyer, la Taquilla y el guardarropía, supone que las personas que llevan prótesis auditivas (audífonos o implantes) podrán escuchar la música con mayor calidad y, en general, mejorar la recepción del sonido.

De esta forma, el Liceu se sitúa al frente de los teatros de ópera del mundo que se dotan de esta tecnología, que cumple con la normativa de calidad perceptiva en esta materia y que ha sido validada por diferentes grupos de usuarios de prótesis auditivas. 

El primer espectáculo en el que se usará plenamente esta tecnología será el estreno, el próximo viernes, de la ópera Porgy and Bess, una vez realizadas diversas pruebas durante los ensayos esta semana.

Esta iniciativa se suma a otras emprendidas en el Liceu con otros colectivos con necesidades especiales, como el servicio de audio-descripción para personas ciegas durante las óperas. Ambos proyectos forman parte del proyecto “El Liceu accesible”. 

El Director General del Liceu, Roger Guasch, ha explicado que la iniciativa del bucle magnético forma parte del Proyecto Social del Teatro: “Es uno de los tres vectores del Plan Estratégico 2014-2017, que persigue devolver a la sociedad lo que la sociedad da al Teatro” y ha añadido que se tiene que hacer del Teatro un espacio accesible y “dar acceso a la cultura a los colectivos que ahora padecen dificultades para disfrutar plenamente de la oferta musical”.

En este sentido, ha anunciado que se pondrá en marcha una “Auditoría de la Accesibilidad”, para poder determinar las dificultades de acceso al Liceu que tienen determinados colectivos. “Se trata de conocer cuáles son las barreras y tomar las medidas necesarias con la participación de diversas asociaciones de colectivos con minusvalías, que nos ayudarán a superar las carencias del Teatro en esta materia”, y ha añadido que se trata “no sólo cumplir con la ley sino ir más allá y hacer del Liceu un lugar de encuentro de la sociedad, un Liceu para todos”. 

Identificación de espacios adaptados con bucle magnético

Para que los usuarios de prótesis auditivas puedan reconocer el espacio dónde se dispone de bucle magnético hay una instalación adaptada, que debe estar indicada con el símbolo de accesibilidad auditiva que lo identifica. 

Los usuarios de audiófonos y / o implantes que observen este logotipo activarán la bobina de inducción de sus prótesis auditivas, mejorando así su acceso a la información auditiva y hablada.        

Datos sobre la población con sordera

Se estima que el 8% de la población general (más de tres millones y medio de personas) tiene problemas auditivos de diferentes tipos y grados, con dificultades para entender una conversación en un tono normal sin el uso de prótesis auditivas. Estas personas pueden beneficiarse de ayudas técnicas auxiliares, como el anillo magnético.

Una de cada mil personas de la población general padece sordera a lo largo de su vida. En España existen 1.064.000 personas con discapacidad auditiva de diferentes tipos y grados.  De ellas, 138.400 en Cataluña  (Encuesta de Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de dependencia. año 2008 – INE).  

Según la citada encuesta, 13.300 personas se comunican en lengua de signos. Por lo tanto, más del 97% de la población con sordera se comunica en lengua oral y, en su mayoría, son usuarios de prótesis auditivas (audiófonos y/o implantes).