Pinturas de la sala principal

Detalle de uno de los ocho óculos del techo decorado por el artista Perejaume. "Esta obra es un juego de contrastes entre belleza y modernidad, entre pintura y fotografía, entre plasticidad y concepto, así como un homenaje a la pintura de finales del XIX y principios del siglo XX", explica el pintor.
El autor llama a esta obra "la platea abrupta". Son fotografías digitalizadas a partir de reproducir con ordenador una butaca y crear este paisaje cubierto por el patio de butacas.