Descubra el Liceu

El Gran Teatre del Liceu se funda en Barcelona en 1847 y se levanta en la Rambla, su calle más emblemática, donde a lo largo de los años sigue cumpliendo su papel de centro cultural y artístico, y es uno de los símbolos de la ciudad. La primera ópera que se estrenó en este nuevo teatro fue Anna Bolena de Donizetti.

El Gran Teatre del Liceu, fundado por patronos privados, se ha visto devastado por el fuego en dos ocasiones. La primera fue en 1861, pero el Teatro se pudo reconstruir en apenas un año y reabrió sus puertas el 20 de abril de 1862. El Liceu fue pasto de las llamas una segunda vez el 30 de Enero de 1994. Se reconstruyó manteniendo un aspecto idéntico al anterior y en el mismo lugar, gracias a la colaboración pública y privada. Reabrió el 7 de octubre de 1999 con Turandot de Puccini. Entre los dos fuegos, un evento durísimo sacudió este teatro cuando, en medio de la representación de Guillaume Tell de Rossini, el día justamente de la apertura de la temporada 1893, un anarquista lanzó dos bombas Orsini a la platea, una de las cuales explotó ocasionando la muerte de unas 20 personas.

Desde un punto de vista artístico, el Gran Teatre del Liceu ha sido el centro de excelente actividad operística. El Liceu ha recibido al Festival de Bayreuth en dos ocasiones (1955 y 2012), un hecho que refleja el carácter wagneriano de Barcelona. Ha sido también el escenario de grandes momentos artísticos –la lista de grandes figuras va desde Francesc Viñas a María Callas, y de los Ballets Russes de Diaghilev a Maurice Béjart– y ha sido a la vez la cuna de grandes voces, como la de Victoria de los Ángeles, Montserrat Caballé, Josep Carreras, Joan Pons y Jaume Aragall, entre otros.

Una tradición que continúa hoy con temporadas que equilibran óperas de repertorio y títulos innovadores con las visitas de los mejores cantantes, músicos, directores de escena, directores de orquesta y bailarines, contando también con una orquesta y unos coros sólidos y con el innovador programa educativo Petit Liceu que adapta óperas para niños.

El Liceu hoy es de titularidad pública (Generalitat de Catalunya, Ayuntamiento de Barcelona, Diputación de Barcelona y Ministerio de Cultura de España) y lo administra la Fundación del Gran Teatre del Liceu que incorpora, amén de las entidades anteriormente mencionadas, el Consejo de Mecenazgo y la Sociedad del Gran Teatre del Liceu (la antigua sociedad de propietarios).