Nuevos públicos

El Liceu sigue trabajando con el afán de sumar nuevos públicos, abrir sus puertas y acercarse a la sociedad. Llegar a las nuevas generaciones, sobre todo al público joven, es uno de los objetivos principales de esta tarea, que pretende dejar atrás la visión elitista que se tenía del Teatre y, en palabras del director general Roger Guasch, "convertirse en una casa de concordia en la que entendemos la ópera como lo que es, un espectáculo total". Buena prueba de este trabajo es que la media de edad del público del Liceu se ha reducido de la temporada 2013/14 a la 2015/16 casi 8 años, de 56,9 a 49,1 años.

El hallazgo de nuevos públicos se ha puesto en marcha a través de iniciativas que abren nuevas vías de contacto y llegar a las nuevas generaciones y públicos cautivos. Así, una de ellas ha sido la acogida de festivales que invitan a descubrir nuevos talentos de la música contemporánea, como el ciclo Músiques Sensibles, el Suite Festival o la programación del nuevo proyecto artístico del Teatre, Off Liceu.

Además, el Liceu pone en marcha otras acciones a fin de atraer a nuevos espectadores, como la Butaca Secreta, que este año ha vendido casi 700 entradas con descuentos que facilitan el acceso de jóvenes con menos recursos económicos o la reducción de precios para grupos.