Servicio educativo

El buen espectador

Un teatro de ópera y danza, una sala de conciertos, un auditorio, son espacios en los que vamos a vivir una experiencia excepcional: el contacto en vivo y en directo con la expresión artística.

Los que hacen esto posible son los músicos, los cantantes, los bailarines, los actores y todo un equipo de creadores, de productores, de pedagogos y de técnicos que ponen todo el esfuerzo para ofrecer la máxima calidad en el espectáculo.

Mientras disfrutamos del espectáculo se hace imprescindible colaborar para construir entre todos el ambiente óptimo. Este ambiente impregnará la sala y, una vez terminado el espectáculo, nos quedará un buen recuerdo a todos.

Asistir a un espectáculo con un grupo clase es una ocasión ideal para trabajar la competencia social y ciudadana, ya que podemos ver presentes los valores de responsabilidad social, respeto y empatía con lo que sucede en el entorno, entre otros. Si asistimos con la familia, estamos educando a nuestros hijos e hijas para ser unos buenos espectadores.

Desde el Servicio Educativo del Liceo queremos aportar unas recomendaciones que pueden contribuir a hacer de la ida al Teatro una experiencia inolvidable y queremos agradecer al profesorado de las escuelas y a las familias su implicación educando en los valores y contribuyendo a formar al buen espectador.

  • Es recomendable preparar con antelación al público infantil para asegurarse que entenderán lo que verán en el escenario. Para eso, recomendamos consultar las guías didácticas de cada espectáculo, que podéis encontrar en la web.
  • Entraremos con suficiente antelación en la sala para prepararnos con la puntualidad necesaria para el inicio del espectáculo.
  • Cuando se apagan las luces de sala, antes del inicio del espectáculo, evitaremos chillar y golpear el suelo. El silencio previo al espectáculo favorece la concentración.
  • Puede suceder que, a veces, no nos gusten algunas de las cosas que estamos viendo en el espectáculo, pero es mejor evitar comentarios y silbidos en ese momento. Después, tendremos la ocasión de opinar y valorar adecuadamente lo que nos ha parecido y así compartirlo con el resto de la clase.
  • Sólo podremos acompañar la música con palmas cuando alguno de los intérpretes nos anime expresamente. Si no se hace así, podemos molestar al resto de público y, también, distorsionar la interpretación musical.
  • Evitaremos la tos, ya que suele desencadenar ataques en otras personas del entorno. Si no lo podemos evitar, trataremos de paliar el sonido poniendo un pañuelo delante de la boca.
  • El espectáculo tiene una duración relativamente corta, de una hora aproximada, y si tenemos hambre bien podemos esperarnos a que hayamos salido del teatro. Tampoco comeremos golosinas, especialmente chicles, ya que suelen quedar enganchados en el mobiliario y conllevan una gran dificultad para despegarlos.
  • No haremos fotos ni filmación del espectáculo puesto que los intérpretes tienen, legalmente, el derecho a proteger su imagen y porque la obra está siempre protegida por los derechos de autor.
  • El Teatro es un espacio público, equipado con elementos de los que todo el mundo puede disfrutar. La actividad que hace el Teatro es muy extensa y, aparte de las funciones de la mañana, hay también por la noche. Respetaremos al máximo todos los elementos como el mobiliario, las butacas, las pantallas de traducción, los lavabos y todos los espacios, pensando que todo tiene un alto coste de mantenimiento y que muchas otras personas lo han de encontrar en condiciones.
  • El profesorado que acompaña a los grupos tiene la responsabilidad de vigilar por el buen comportamiento de los mismos, avisando tantas veces como sea necesario. Así, velaremos que ningún grupo escolar pueda distorsionar la escucha del espectáculo a otros grupos.
    El personal de sala del Liceo puede reforzar esta tarea las veces que convenga y, si es necesario, puede invitar a salir a algún alumno fuera de la sala.
  • El personal no docente que acompaña a los grupos debe colaborar manteniendo una actitud de escucha, ya que son un ejemplo para el alumnado.
  • Las conductas poco respetuosas que puedan molestar a otras personas del público, o bien que atenten su bienestar y aquellas conductas que interfieran en la interpretación de los artistas, las debemos evitar a toda costa.