Les veus de l'obsessió

Chiharu Shiota, artista visual

Memoria y nostalgia, luz y color, belleza y pérdida. Gracias a sus instalaciones, la artista japonesa Chiharu Shiota entrelaza todos estos elementos imbuida tanto del lugar de las obras como de los objetos suspendidos con una potencia oscura y onírica.

Me Somewhere Else, 2018 / © VEGAP, Madrid, 2020 and the artist
Me Somewhere Else, 2018 / © VEGAP, Madrid, 2020 and the artist

Heredera de Ana Mendieta y de toda una generación de artistas feministas de principios de los años setenta, Shiota trabaja con su cuerpo como espacio de intervención realizando performances que tratan con obsesión sobre la vinculación a la tierra y al pasado. Conocida por sus instalaciones con la lana como principal material, sus tramados generan una mezcla entre atracción onírica y fascinación hipnótica. La presencia y ausencia del propio cuerpo de la artista es el hilo conductor de su obra y se convierte en lo que permite comprender su confrontación con la problemática de definir el trabajo artístico; el objeto artístico y el público, el interior y el exterior. En su filosofía de trabajo, la auténtica obra artística solo se crea cuando las expectativas de formas artísticas de expresión conocidas son abandonadas a favor de una percepción de las cosas que se abre camino sin atribuciones de significado.

Chiharu, ¿eres tú quien elige la forma de arte o bien la forma elige por ti?
La conexión forma parte de nuestra existencia, no podemos existir sin sentirnos conectados a alguien o a algo. Por esa razón dejé de dibujar y pintar, porque no estaba cómoda con esta forma de arte. La pintura como forma de arte tiene una historia extraordinaria, aunque tenía la sensación de que no era mi material propio; no pertenece a mi personalidad. Quería hallar el sentido del arte y sabía que si seguía pintando solo crearía arte por arte.

¿Algunos sueños u obsesiones han inspirado tu arte?
La parábola taoísta El sueño de las mariposas, que cuestiona la realidad, también ha sido una inspiración y una constante para alguna de mis obras, como During sleep. La historia trata de un hombre que sueña ser una mariposa, pero cuando despierta no está seguro de ser un hombre que soñó con un mariposa o bien una mariposa que sueña con ser un hombre. Ya no conoce su propio sentido de la vida real. Creo que dormir y soñar supone un importante fundamento para nuestro sentido de la realidad y de la existencia.

¿El uso de hebras en las instalaciones artísticas también fue inspirado por un sueño?
Las hebras me permiten explorar el espacio, acumular capas para crear una superficie como el cielo nocturno que se expande de forma gradual en el universo. Empecé a utilizar hilo blanco, por ejemplo, porque deseaba experimentar algo nuevo. Quería crear algo desconocido. Fue para un proyecto al principio de 2017 y, como no había trabajado nunca antes con hilo blanco, me pareció extraño, pero ahora forma parte de mi arte.

Georg Baselitz afirma que todo buen arte procede de la miseria, nunca de nada positivo.
Hago que mi arte no sea una especie de terapia para la ansiedad interna, ya que en mi caso el miedo es necesario para crear arte. Creo por emoción. Todo el mundo cuenta con un universo en su interior y creo que es nuestro objetivo conectar nuestro universo interior con el universo exterior. Eso es lo que intento, tener sentido con mi trabajo. Creo para entender mis emociones y a mí misma y para conectar con los demás.

De toda tu producción, ¿alguna de tus obras es la preferida?
No, no tengo ninguna preferida. Por eso no puedo dejar de crear. Nunca me siento satisfecha plenamente.

¿Tienes un lema personal que te ayuda a vivir?
No tengo un lema tangible, me gusta seguir mis sentimientos. Busco con obsesión la pieza que me falta, aunque nunca sé exactamente cuál es la que me falta. No tengo una definición clara sobre mi vacío.

Entrevista realizada por Ana Bogdan por The Talks, publicada el 3 de abril de 2019.

Actividades

INSTALACIÓN
Del 12 de enero al 24 de febrero de 2021
Sala Miralls
Más info