Todas las noticias

El Liceu cierra la temporada 2020/21 con equilibrio presupuestario y grandes nombres internacionales a pesar de la pandemia

  • Aunque la pandemia ha obligado al cierre temporal de la mayoría de teatros del mundo, el Liceu cierra una temporada excepcional donde ha conseguido mantener las puertas abiertas, alzar la voz para generar cultura segura y mantener una excelente programación artística
  • La temporada 2020/21 finaliza con una reducción de los ingresos ordinarios, con la previsión de alcanzar el equilibrio presupuestario gracias a la contención de los gastos generales y el apoyo de administraciones públicas, empresas y benefactores
  • El mecenazgo mantiene las aportaciones al Liceo con 6,4Mn € y ratifica su confianza en el nuevo proyecto. Las aportaciones extraordinarias de las administraciones de 1,5Mn €, complementan las acciones que hacen posible el equilibrio económico
  • El Teatre se vio obligado a modificar proyectos de la temporada para garantizar la seguridad. A pesar de ello, la programación ha contado con grandes nombres internacionales como Sondra Radvanovsky, Piotr Beczala, Anna Netrebko, Gustavo Dudamel, Lisette Oropesa, Pretty Yende, Ermonela Jaho, Katie Mitchell, Nadine Sierra, Javier Camarena, entre otros
  • El Teatre se consolida como centro de las artes y pensamiento. El Liceu, que ha tenido esta temporada el concepto del OBSESIÓN como hilo conductor, ha acogido la muestra Last Hope de la reconocida artista Chiharu Shiota en la Sala Miralls
  • De las 169 funciones programadas se han podido mantener 133 (79%), mientras que 36 funciones se han suspendido (21%)
  • La ocupación del Teatre ha sido de 124.000 espectadores, aproximadamente la mitad que en una temporada habitual, debido a las restricciones de aforo. Aun así, se han ocupado el 91% de todas las entradas puestas a la venta
  • La crisis del coronavirus ha hecho crecer el público de la ciudad de Barcelona en un 60%, mientras que en temporadas anteriores no llegaba al 50%. La bajada del turismo y los confinamientos perimetrales ha llevado un descenso importante del público extranjero y de fuera de la ciudad
  • En el ámbito institucional, la temporada 2020/21 ha finalizado con la reorganización del Departamento Musical, que amplía su ámbito de actuación para atender nuevas necesidades del Teatre, tanto artísticas, de nuevos formatos y públicos, educativas y sociales
  • El Gran Teatre del Liceu arranca la temporada del 175º aniversario que nos invita al PARAÍSO y que se inaugurará el próximo 22 de septiembre de 2021 con la ópera Ariadne auf Naxos de Strauss

 

Javier Camarena i Nadine Sierra (© Toni Bofill)

Barcelona, 29 de julio de 2021. Con la última función de Lucia di Lammermoor protagonizada por las grandes voces de Nadine Sierra y Javier Camarena, el Gran Teatre del Liceu cierra una temporada 2020/21 marcada por la crisis sanitaria que ha obligado al Teatre a reducir su aforo permitido. A pesar de estas circunstancias adversas, el Liceu ha continuado alzando la voz para generar una cultura segura con una programación artística excelente. La temporada 20/21 cierra con cerca de 123.500 espectadores, y con una ocupación del 91% de todas las entradas puestas a la venta.

Todavía se está trabajando en el cierre presupuestario, pero está previsto que el Liceu finalice la temporada manteniendo un equilibrio económico con unos ingresos de 38,9Mn€. Esta cifra supone 5,5Mn€ por debajo de la previsión, ya que el presupuesto inicial estimaba un aforo del 50% hasta noviembre, y luego progresivamente un incremento del aforo hasta llegar en junio de 2021 con un 100% de ocupación de la Sala. La realidad ha sido que del conjunto de funciones de ópera, danza o conciertos-recitales de la temporada, el 55% del total han tenido un aforo limitado a un máximo de 1.000 personas, un 20% han podido representar con un aforo ampliado al 70% (aunque el Liceu puso el tope en un 63% para mantener la distancia de seguridad entre espectadores), un 9% se hicieron con un aforo del 50% al inicio de la temporada y un 5 % con sólo 500 butacas a la venta. Para paliar esta bajada de ingresos en la actividad y equilibrar el presupuesto, la dirección del Teatre tuvo que diseñar y ejecutar un plan de medidas de ahorro que afectaba a todas las partidas del presupuesto general y que se ha logrado gracias al compromiso de los espectadores, abonados, mecenas, proveedores, artistas y del personal del teatro, que ha estado al frente gestionando esta situación, así como al compromiso incondicional de las administraciones públicas que han aportado 1,5Mn € adicionales.

El apoyo de las empresas, los benefactores y los abonados también ha sido clave para cerrar esta compleja temporada con equilibrio. A pesar de la crisis económica generada por la pandemia, las empresas y benefactores han demostrado de nuevo su apoyo al Liceu manteniendo sus aportaciones a 6,4Mn €, cifras que demuestran, una vez más, la confianza que año tras año estos agentes depositan en la cultura y en el proyecto artístico del Teatre.

Pretty Yende i Giovanni Meoni (© A. Bofill)

El proyecto artístico se adapta a la crisis sanitaria

El Gran Teatre del Liceu ha velado desde el inicio de la pandemia por una cultura segura arriba y abajo del escenario, articulando medidas para público y artistas que garanticen la correcta ejecución de las restricciones decretadas por las autoridades, así como el protocolo desarrollado por el propio Teatre validado por Procicat. Es por este motivo, que el Liceu se vio obligado a cancelar o modificar algunos de sus espectáculos. En este sentido, de las 169 funciones programadas se han podido mantener 133 (79%), mientras que 36 funciones se han suspendido (21%).

Más concretamente, se anularon 4 funciones de Don Giovanni con el cierre de la actividad cultural decretado por la Generalitat el 30 de octubre, 4 funciones de La traviata en diciembre, la cancelación total del Tannhäuser previsto para mayo, el ballet Marie-Antoinette de noviembre o los conciertos de Jordi Savall y Estrella Morente (este último, sin embargo, fue grabado sin público y se emitió posteriormente por TV3 y RTVE Cataluña). De las 133 funciones que se han podido mantener, se han añadido 10 de inicialmente no programadas a fin de paliar las limitaciones impuestas de aforo y poder ubicar todo el público con entrada, como en el caso de La traviata. También en el concierto Juan Diego Flórez, Mitridate, re di Ponto dirigido por Marc Minkowski, el concierto Las tres reinas o El monstre al laberint. Estos últimos títulos, además, tuvieron que cambiar de fecha, y también se tuvo que reprogramar el concierto Winterreise y la instalación de Chiharu Shiota, los Liceu Vermut o una función de El lago de los cisnes.

Anna Netrebko (© Paco Amate)

A pesar de la pandemia, el Liceu ha seguido siendo el templo de las grandes voces y directores internacionales, con noches mágicas como el recital conjunto de Sondra Radvanovsky y Piotr Beczala en la inauguración de temporada o Il Trovatore dirigido por Gustavo Dudamel en versión concierto. Con el rediseño de la temporada, también se pudo incorporar un recital de Anna Netrebko, hacer posible que Riccardo Frizza dirigiera Los cuentos de Hoffmann y que Gustavo Dudamel llevara la batuta de Otello (en su primera ópera escénica dirigida en España). La Traviata, programada en diciembre, también sufrió cambios ya que tras la cancelación de Rosa Feola, las circunstancias permitieron que Lisette Oropesa, Pretty Yende y Ermonela Jaho (una única función) se incorporaran a la producción de McVicar, completando un reparto de lujo. También hay que destacar la magnífica aceptación por parte del público de la ópera contemporánea Lessons in Love and Violence dirigida por el maestro Pons y con dirección de escena de Katie Mitchell, que supuso el estreno en España de la obra.

(© Antoni Bofill)

El final de temporada también ha sido marcado por el debut de la barcelonesa Serena Sáenz en el Liceu con la obra Lucia de Lammermoor, que fue muy aclamado por el público y la crítica. Sáenz interpretó el rol titular de Lucia en una función junto al tenor Javier Camarena (debido a una cancelación de última hora de Nadine Sierra) y la función exclusiva de Under35.

Un Liceu para todos

El Liceu es una institución cultural de referencia en la inclusión de colectivos en situación de vulnerabilidad y en el desarrollo de programas, actividades y servicios para acercar la ópera a las personas con diversidad funcional, discapacidad o vulnerabilidad, potenciando valores como la equidad o la excelencia. A partir de esta voluntad, se desarrolla el programa social LiceuApropa. En esta temporada 20/21, más de 850 usuarios de entidades sociales han asistido en alguna de las funciones del Liceu gracias al programa Apropa Cultura y más de 100 personas han participado en las sesiones 'Ritmos en compañía', que acompaña con música a personas hospitalizadas, o atendidas en tratamiento ambulatorio por un problema de salud mental.

Durante la temporada 20/21, también se ha presentado el proyecto OPERA PRIMA, la nueva línea de creación artística comunitaria del Liceu, que producirá una ópera de nueva creación cada tres años a través de procesos comunitarios. Esta nueva propuesta nace con la clara convicción de usar el arte como pilar de transformación de las personas, así como con la voluntad de inclusión social a través de la cultura. El Teatre estrenará este primer proyecto la temporada 2022/23 con La gata perduda, una ópera co-creada con el barrio del Raval.

Durante esta temporada, y dentro del programa educativo LiceuAprèn, el Teatre también ha presentado dos nuevas producciones: El monstruo en el laberinto y la Barcarola, con la voluntad de innovar en la creación de espectáculos y potenciar una oferta formativa amplia y diversa, tanto en cuanto a contenidos como público al que se dirige. La ópera El monstruo en el laberinto, de Jonathan Dove y dirigida escénicamente por Paco Azorín y musicalmente por Manel Valdivieso, contó con la participación de 700 jóvenes estudiantes de secundaria de 15 centros educativos de Cataluña y la Orquesta del Conservatorio del Liceu, repartidos en cuatro funciones. Debido a la pandemia, la propuesta programada para la temporada pasada se pospuso este año con la aplicación de medidas de seguridad. Así pues, a pesar de las dificultades generadas por la situación sanitaria, el Teatre consiguió presentar una ópera participativa, un hecho excepcional en el panorama actual internacional, que reunió 3.289 espectadores. Con La Barcarola han iniciado una línea de espectáculos inmersivos y de proximidad del Petit Liceu en el Foyer, que pretende vincular la música y la ópera con las artes escénicas para niños de educación infantil. En total, el público de las funciones del LiceuAprèn, contando las funciones escolares y familiares, ha tenido un total de 17.350 espectadores.

A pesar de las restricciones debido a la pandemia, el Liceu ha mantenido el programa LiceUnder35 y se reafirma como una de las iniciativas con más demanda, que consigue hacer sold out en todas sus sesiones. Unos 4.000 jóvenes en total han asistido en los títulos de la temporada 20/21 que han contado con una sesión exclusiva LiceUnder35 como: Don Giovanni, La Traviata, el ballet Solstice y Lucia di Lammermoor, que ha tenido un nuevo reparto formado íntegramente por jóvenes cantantes que debutaban en el rol y que han recibido un gran reconocimiento por parte del público: la catalana Serena Saénz como Lucia di Lammermoor, el colombiano César Cortés como Edgardo y el catalán Carles Pachón como Enrico.

Apoyo nacional e internacional

El espíritu de resiliencia y el esfuerzo colectivo del Liceu y de su entorno para seguir adelante con la temporada recibió el apoyo de diferentes personalidades e instituciones. En este sentido, muchos directores/as y solistas han sido agradecidos por ser uno de los pocos lugares del mundo donde podían trabajar, y han valorado el esfuerzo del Teatro para continuar con las puertas abiertas a pesar de las dificultades.

A nivel comunicativo, el Teatre ha trascendido por su programación de calidad y por la excepcionalidad de continuar generando cultura en este periodo, en un momento en que la mayoría de teatros en Europa y en el mundo estaban cerrados. Muchos países (Francia, Italia, Suiza, Alemania, UK ...) se han interesado por los protocolos de seguridad del Liceu, así como por acciones puntuales para reivindicar la cultura segura pasando por Concierto para el bioceno, acción que ha recorrido el mundo - con foto de portada del National Geographic-, hasta el concierto de Francesco Tristano interpretando Vexations de Satie durante una noche entera.

Por otra parte, el hecho de que Otello fuera dirigido por Gustavo Dudamel ha captado la atención de los países donde el maestro tiene una presencia destacada como Estados Unidos (Los Angeles Times y The New York Times cubrieron el estreno), siendo el director de LA Phil o Francia, pues es el nuevo director musical de la Ópera de Paris.

La temporada en cifras de aforo

La temporada 20/21 cierra con cerca de 123.500 espectadores, una cifra que supone, aproximadamente, la mitad que en una temporada habitual y que se explica por la reducción del aforo. Sin embargo, cabe destacar que, a pesar de la excepcionalidad del contexto de la pandemia, se han ocupado el 91% de todas las entradas puestas a la venta. El Liceu ha conseguido una ocupación del 92% en ópera y en los conciertos-recitales en la Sala Grande, del 96% en danza y en los conciertos en otros espacios (Foyer, Sala Miralls y Plaza Real) y del 87% en los títulos de El Petit Liceu.

Se han agotado las entradas en títulos como el concierto inaugural de Sandra Radvanovsky y Piotr Beczala, la ópera Il trovatore, el ballet El lago de los cisnes, el concierto Romeo y Julieta de Prokofiev dirigido por el maestro Josep Pons, el recital Winterreise con la instalación de Chiharu Shiota o El monstruo en el laberinto. También han tenido una ocupación altísima el Otello dirigido por Gustavo Dudamel, la ópera Lucia di Lammermoor interpretada por Nadine Sierra y Javier Camarena o los conciertos Las tres reinas de Sondra Radvanovsky.

(© David Ruano)

Perfil del abonado y del público

El Liceu ha mantenido esta temporada la media de edad de su público respecto a la temporada anterior: 53 años, siendo la edad media de los abonados de 63 años y la del público no abonado de 43 años. Estos últimos, los no abonados, tienen de media 4 años menos que los de la temporada 2019-20.

Un 60% del público de esta temporada es de Barcelona ciudad, el 12% del entorno metropolitano, el 17% del resto de la provincia de Barcelona, ​​un 6% del resto de Cataluña y un 5% es público turista, nacional o extranjero. La crisis del coronavirus ha hecho crecer el peso del público de la ciudad de Barcelona, ​​que en temporadas anteriores no llegaba al 50%, y ha disminuido ligeramente el de fuera de la provincia de Barcelona. El mayor descenso, sin embargo, la sufre el turismo: si hace 3-4 temporadas (16-17 y 17-18) representaban casi uno de cada cinco espectadores del Liceu, la temporada anterior ya fueron sólo el 11%, y esta el 5%.

Durante este periodo, se han realizado encuestas a los abonados y al público en general, que han dado unas cifras muy satisfactorias a la institución y que determinan que, cerca del 90% del público asistente, valora positivamente la experiencia en el Teatre durante la pandemia. El 96% del público se ha sentido seguro asistiendo a las representaciones del Liceo (8,9 de media). Las medidas del protocolo articulado reciben notas muy positivas, por encima del 8, así como la señalética habilitada, el cumplimiento de uso de la mascarilla y las distancias de seguridad.

Con estos datos el Liceu genera de la crisis una oportunidad con la intención de no sólo recuperar las bajas originadas por las circunstancias sino de captar nuevos abonados / as. En este sentido, se han hecho más de 2.300 nuevos abonos de la temporada 21/22, la que celebrará los 175 años de historia del Teatre. Este buen ritmo de venta demuestra el interés del público para seguir viniendo al Liceu, con la previsión de que el número de nuevos abonados siga creciendo en septiembre ya lo largo de toda la temporada.

(© Antoni Bofill)

El Liceu del futuro

Como institución cultural que es, el Liceu lleva inherentes valores como son el conocimiento, el espíritu crítico, la innovación o la creatividad. La voluntad de un diálogo entre el Teatre y las artes visuales ha visto la luz esta temporada en propuestas como la muestra Last Hope del artista Chiharu Shiota o la exposición de On Healing: Silent Song de la fotógrafa Laia Abril. Recordemos que el año 2019, el Teatre comenzó un nuevo proyecto artístico con Víctor Garcia de Gomar, donde el Liceu se repiensa por, teniendo la ópera como sujeto principal, aspirar a convertirse en un centro de las artes y la reflexión.

En el ámbito institucional, la temporada 2020/21 ha finalizado con la reorganización del Departamento Musical, que bajo la renovada dirección del maestro Josep Pons, amplía su ámbito de actuación para atender nuevas necesidades del Teatre, tanto artísticas, educativas y sociales, y de nuevos formatos y públicos.

Siguiendo esta línea, desde el inicio de la pandemia, se han articulado una serie de iniciativas que no estaban previstas inicialmente, pero que han acercado a toda la ciudadanía la ópera durante este periodo como Liceuacasa o Moments Liceu. Estos proyectos tuvieron gran recibimiento e hicieron acelerar las reflexiones sobre ciertos proyectos digitales. Uno de los que verá la luz de forma más inmediata es la plataforma audiovisual que se lanzará a partir de la próxima temporada. En el marco del 175 aniversario, el Liceu comienza un proyecto ambicioso basado en el directo de algunos de los títulos de la temporada que tendrá como objetivo principal hacer aún más accesible la ópera y la programación del Teatro. La plataforma no será propiamente un almacén de contenidos, sino una plataforma que hable del Liceo, de la temporada y de su proyecto.

El Gran Teatre del Liceu también quiere destacar y dar las gracias por el esfuerzo titánico del equipo del Teatre y sus diferentes colectivos, así como el apoyo de los artistas, las administraciones, los mecenas, los benefactores, los abonados y los espectadores, que conjuntamente han caminado en la misma dirección para poder mantener viva la actividad cultural segura. El Liceu ya ha empezado a poner en marcha los motores de la temporada del 175º aniversario que se inaugurará el próximo 22 de septiembre de 2021 con la ópera Ariadne auf Naxos de Strauss. Una temporada 21/22 que nos invita al PARAÍSO con el compromiso de seguir viviendo noches inolvidables.

Ariadne auf naxos (Festival d’Aix-en-Provence 2018 © Pascal Victor / ArtComPress)