Todas las noticias

El Liceu presenta el protocolo de prevención sanitaria

El Gran Teatre del Liceu abrirá sus puertas el próximo 27 de septiembre con un protocolo específico para garantizar la seguridad sanitaria en el interior del Teatre. Un programa de medidas que tiene la finalidad de dar cumplimiento a la normativa del departamento de Salud y a las condiciones específicas del Procicat en materia de equipamientos culturales. Además, el Liceu también vela por aumentar la sensación de seguridad del espectador en todo momento, desde que accede al recinto hasta que toma asiento en su butaca para disfrutar plenamente de la experiencia operística. La compañía Bureau Veritas será quien certifique el plano de medidas del Liceu, que recibirá el sello oficial una vez finalice la primera función. El desarrollo de estas medidas se modificará o se actualizará adecuándose siempre a la evolución de la situación y a las instrucciones de las autoridades sanitarias.

Con la intención de garantizar la seguridad del público durante toda su estancia en el Liceu, el nuevo programa de medidas preventivas incluirá desde el uso obligatorio de mascarilla y gel hidroalcohólico, hasta el control de temperatura en los accesos, la desinfección constante de los espacios, la renovación permanente del aire, la inhabilitación del guardarropa, y el uso del formato digital para los programas de mano. Gran parte de la tarea de prevención se focaliza también en el control de flujos y accesos. Con la intención de evitar aglomeraciones que puedan poner en riesgo a los espectadores, se habilitan accesos sectorizados y separados por franjas horarias, se refuerza la señalética de todo el recinto para facilitar la movilidad, se reduce al 50% el uso de los lavabos y se limita el uso de los ascensores. Para evitar el movimiento del público durante los entreactos, los cambios de escenografía se harán a telón abierto, un hecho único que además permitirá al público descubrir cómo funciona la maquinaria escénica del Liceu. El servicio de restauración también se ha adaptado, se ha reducido la oferta y solo se podrá acceder haciendo una reserva previa en el acceso del Teatre (punto de compra habilitado en el mostrador del guardarropa en el vestíbulo principal). La reserva dará acceso a una de las 21 mesas del Salón de los Espejos o de las 50 del Foyer. Las mesas serán de un máximo de 4 personas, siempre y cuando sean del mismo núcleo de convivencia, en el caso en que accedan parejas o personas solas, el resto del aforo de la mesa quedará bloqueado.


La nueva circunstancia y la necesidad de aplicar medidas específicas preventivas en el acceso de los espectadores al Teatre han hecho replantear y modificar los servicios necesarios para el correcto funcionamiento de las representaciones, de este modo, el Liceu incorpora perfiles especializados para garantizar la nueva operativa de la Sala. Se incrementa el personal de seguridad en cada función, encargados de realizar el control de acceso y la salida de todo el público, así como asegurar el correcto cumplimiento de los flujos durante la estancia en el recinto, especialmente en el entreacto. Se ha incorporado una nueva figura especializada en prevención que velará por el cumplimiento de las normas en todo momento (uso de la mascarilla y el gel hidroalcohólico, control de la temperatura, etc.). Este perfil específico estará distribuido por todo el Teatre. Para finalizar, personal interno del Servicio al Abonado y al Espectador será quien gestione las incidencias tanto en el vestíbulo como en los diferentes pisos de la Sala. Hay que tener en cuenta que la reducción del aforo hace que en la mayoría de las funciones, un elevado porcentaje de espectadores sean abonados del Liceu. De este modo el Teatroe espera dar un trato personalizado y eficiente a todas las reubicaciones que deberán efectuarse durante las restricciones de aforo.

En materia de aforo, el Liceu está aplicando la resolución del departamento de Salud del 21 de septiembre para la ciudad de Barcelona. El propio Teatre aplica una variable restrictiva sobre esta publicación y mantiene el máximo de su aforo al 50% . Actualmente, el Liceu se mantiene a la espera de conocer en qué nivel de control se encuentra la ciudad de Barcelona, de acuerdo con el último plan del Procicat que limita el aforo a 1000 personas en el supuesto de que el nivel de control sea 3, así mismo, el Liceou ha solicitado al departamento de Cultura la posibilidad de aumentar esta restricción hasta el 50% de su aforo.

De esta manera, el recital de Sondra Radvanovsky & Piotr Beczała y las dos funciones de Il trovatore cuentan con 1.144 entradas que garantizan la separación entre todas las compras realizadas (dobles e individuales). En este primer plan de ubicación se priorizó la posibilidad de que los grupos de contacto habitual pudieran estar juntos en la compra de dos entradas. De esta manera, para estos primeros tres días de función, el Liceu cuenta con el 50% del aforo distribuido en 2 butacas juntas (siempre grupos de contacto habitual) y butacas individuales, en cualquiera de ambas opciones siempre está separada por una butaca vacía entre sí. Después de estas últimas actualizaciones en materia de aforo tanto del departamento de salud como en la normativa del Procicat en materia de artes escénicas, el Liceu modifica el plan de ubicación a partir de Don Giovanni, y estabiliza su aforo máximo al 50% con butacas alternas y siempre individuales, garantizando no solo el cumplimiento de las medidas, sino también la sensación constante de seguridad por parte del espectador. Para el Liceu es importante poder estabilizar su aforo y dar continuidad a la temporada con un procedimiento seguro y prudente para poder disfrutar de una #CulturaSegura.

A nivel de colectivos internos, se han establecido protocolos especializados para cada tipo de colectivo, desde el departamento artístico, hasta el técnico, sastrería, caracterización, Coro y Orquesta, administración... En todos los casos, serán obligatorias las medidas de prevención habituales, pero cada departamento tendrá que implementar también una serie de normas específicas de su tarea para evitar compartir instrumental, garantizar la distancia, evitar aglomeraciones y asegurar la correcta desinfección del material en cada servicio.


A nivel de inversiones y gastos para habilitar todas las medidas y protocolos necesarios, el Liceu ha destinado aproximadamente unos 480.000€ que incluyen la compra de máquinas termográficas, máquinas de ozono para la desinfección, dos nuevos climatizadores, equipos de protección (EPI), consumibles (geles), tests hasta la fecha de hoy, señalética extra en la Sala, material para poder habilitar el teletrabajo, etc. Hay que tener en cuenta que esta cifra se va modificando ya que se van incluyendo los costes adicionales fruto de las medidas aplicadas en cada producción a nivel de prevención.

Más información