Todas las noticias

El proyecto musical del Liceu se reafirma con 'Elektra'

Barcelona, ​​7 de diciembre de 2016. El público que esta noche ha asistido al estreno de Elektra de Richard Strauss ha corroborado el "tour de force" que supone esta producción para el maestro Josep Pons y la Orquesta Sinfónica del Gran Teatre del Liceu. Una de las direcciones musicales más exigentes del repertorio operístico que ha recibido la entusiasta respuesta del público y que confirma la decisión tomada por la directora artística Christina Scheppelmann: "Esta noche hemos visto el mejor reparto y dirección posibles". Elektra es un paso fundamental en el proceso de consolidación de la mejora de la Orquesta según los objetivos establecidos en el Plan Estratégico y de Viabilidad que finaliza en 2017.

En la intensidad y la densidad de capas de la partitura de Elektra se suma la enorme dificultad técnica que supone para los músicos. Se trata de una partitura que requiere de una gran orquesta, con tres secciones de violines, tres secciones de violas - en dos momentos de la ópera la primera sección de violas cambia de instrumento y se convierte en la cuarta sección de violines - y dos secciones de violonchelos. En total, 87 músicos en el foso y bajo la batuta del maestro Pons. Una noche memorable para la Orquesta Sinfónica del Gran Teatre del Liceu, que ha demostrado su solvencia dada la importancia de la obra, la dificultad y su naturaleza expresiva.

Esta aplaudida versión estrenada en el Festival de Aix-en-Provence en 2013 supone un antes y un después en las puestas en escena de la ópera Elektra y ha sido posible gracias a las magníficas interpretaciones de la soprano Evelyn Herlitzius en el rol de Elektra, la mezzosoprano Waltraud Meier como Klytämnestra, la soprano Adrianne Pieczonka en el rol de Chrysothemis, el tenor Thomas Randle en el rol de Aegisth, una de las leyendas de la ópera alemana, el bajo-barítono de 92 años Franz Mazur como preceptor de Orest y el bajo-barítono Alan Held en el papel de Orest.