Todas las noticias

Petitet y su rumba sinfónica, el 17 de octubre en el Liceu

18 de septiembre 2017. Petitet podrá cumplir la promesa que hizo a su madre el día que murió: llevar su rumba sinfónica a un gran teatro de Barcelona. Y será el escenario del Gran Teatre del Liceu.

Petitet es hijo de Ramón El Huesos, mítico palmero de la banda de Peret. Vecino de la calle de la Cera del barrio del Raval de Barcelona, hace unos años creó su banda de rumba y sinfónica (la Orquesta Sinfónica de Rumba del Raval) formada per 27 músicos. Para el concierto del Liceu se les sumará la Orquesta Sinfónica del Gran Teatre del Liceu, hecho que lo hará aún más emotivo y especial.
 
Una actuación imprescindible para los amantes de la rumba con mayúsculas que contará en al escenario con la colaboración de grandes músicos y amigos de Petitet como Joan Albert Amargós, Chicuelo, Carles Benavent, Kitflus, El Granaíno y Lucrecia, entre otros.

Otro hecho que lo hará único es que es el concierto será grabado íntegramente para el film que está rodando desde hace un año y medio el director de cine Carles Bosch (Petitet. Rumba pa’ti) y que será el gran final de la película. Se estrenará durante el primer trimestre del 2018.

Cuando nació, lo bautizaron con el nombre de Juan Ximénez Valentín, pero todo el mundo le decía Petitet, nombre de todo un icono del Raval que ha tocado con el Gato Pérez y Peret, entre muchos otros. Hijo de Ramón el Huesos, mítico palmero de la banda de Peret desde hace unos años lucha contra una enfermedad, la miastenia, que no le ha impedido hacer las cosas más grandes. 

Petitetha vivido la rumba desde la cuna. Basándose en sus profundas raíces musicales, con este proyecto pretende recuperar la genuinidad del sonido de la rumba catalana, recuperar la grandeza de este género musical, llevarlo a los grandes escenarios y, al mismo tiempo,dotar a este género de una nueva sonoridad, añadiendo a su base los arreglos de una orquesta sinfónica. 

Para ello ha reunido a veintiún siete músicos con los que formar una orquesta de pura esencia rumbera. A una base de palmas, bongos, congas, guitarras y voces añade un cuarteto de cuerda y un cuarteto de metal. Una vez conseguidos los arreglos y la coherencia en el sonido de esta formación, el reto es extender su sonoridad y fusionarlo con una orquesta sinfónica. Se trata, pues de un proyecto de confluencias y fusión: gitanos y payos, folklore con música culta, espontaneidad e improvisación con la rigidez de las partituras, la música de la calle y los grandes teatros. 

Paralelamente, desde los comienzos del proyecto, el aclama't director de cine documental Carles Bosch (Balseros; Bicicleta, cuchara, manzana), conocedor de la enorme reto personal y musical al que se enfrenta Petitet, ha vuelto a juntar un equipo de rodaje por g ravar y llevar a la gran pantalla esta historia de superación personal y artística, acompañándolos durante todo el proceso de desarrollo del proyecto hasta el gran concierto de presentación en el Liceu. La película es pues un gran valor tanto artístico como humano, que complementa la riqueza de este proceso. 


© Silvia Poch
La Orquesta Sinfónica de Rumba del Raval está formada por 27 músicos de varias generaciones. Desde músicos pertenecientes al gusto antiguo de la rumba y las orquestas de los 90, hasta gitanos del Raval actual, algunos hijos de míticos rumberos como Peret Reyes o Johnny Tarradellas, incorporando un joven cuarteto de cuerda de formación clásica y un cuarteto de metal. Ellos serán los encargados de conservar el sonido auténtico y la tradición rumbera así como de dar forma a los arreglos pensados ​​para Petitet para una nueva sonoridad orquestal que expanda los límites sonoros y estéticos de la rumba catalana. 

Barcelona ha sido la cuna de la conocida rumba catalana. El barrio del Raval, con epicentro en la calle de la Cera, fue el marco donde la música autóctona -país y gitana se fusionó con los ritmos originales del lejano Caribe. La mezcla y el mestizaje, las emociones y los sentimientos, y el ambiente de interculturalidad que se vive en el barrio, propiciaron a mediados del siglo XX el nacimiento de este nuevo género musical. 

Este es un proyecto que, además de su música, reivindica el sabor y la idiosincrasia de este barrio tan barcelonés y al mismo tiempo tan internacional. Reivindica la cultura del vecindario, la alegría de la calle y su gente, el orgullo y al mismo tiempo las ganas de compartir el precioso legado que las familias gitanas, asentadas allí durante generaciones, han dejado en el Raval. 

© Silvia Poch

Petitet, afectado por la miastenia gravis desde hace unos años 

La miastenia gravis es una enfermedad minoritaria, de causa autoinmune, que provoca debilidad muscular porque afecta a los músculos esqueléticos del cuerpo. Es, de facto, incurable y la sufren una de cada 50.000 personas. Esta condición de enfermedad rara hace que las compañías farmacéuticas no se interesen lo suficiente en su investigación y que se avance lentamente hacia su cuidado. La doctora Isabel Isla y su equipo del Hospital de Sant Pau son unos de los principales especialistas a nivel internacional en esta enfermedad y llevan el caso de Petitetdesde que se le detectó la enfermedad. 

La miastenia condiciona seriamente la vida de Petitet, le obliga a descansar a menudo, requiriendo a veces ingresos hospitalarios. La doctora valora muchísimo la valentía de Petitet de hablar públicamente de la enfermedad que aún hoy es tan desconocida. Petitet ha tomado el compromiso de dar visibilidad a la miastenia y colaborar, en la medida de lo posible, en la recaudación de fondos para la investigación.