Todas las noticias

Un día de ensayos, una noche de reflexión

  • El Liceu trabaja incansable para poder representar las funciones de La traviata a partir del 5 de diciembre con el aforo del 50%, y retransmitirá los ensayos -de forma excepcional y única- en streaming el martes 24 de noviembre.
  • El Teatre invitará a 500 personas al ensayo de las 15:30h, un 21,8% de su aforo total.
  • Al acabar los ensayos de la ópera se iniciará una acción simbólica y reflexiva –también en streaming- desde la sala principal que durará toda la noche y donde el pianista Francesco Tristano interpretará la obra Vexations de Erik Satie. Un tour de force para representar el esfuerzo del sector cultural en momentos de pandemia.

Barcelona, 20 de noviembre de 2020. Las medidas de la desescalada anunciadas por parte del Govern de la Generalitat, ayer jueves 19 de noviembre, autorizan la apertura del Gran Teatre del Liceu con un aforo máximo de 500 personas. El próximo 5 de diciembre el Liceu tiene programado el estreno de La traviata de Verdi con un máximo del 50% del aforo y un total de 15.000 entradas vendidas repartidas en 15 funciones. La nueva normativa obstaculiza la realización de este espectáculo ya que la mitad de los espectadores de este título no podrían disfrutarlo. 

Es por este motivo que el Gran Teatre del Liceu continuará con los ensayos de La traviata de Verdi, deseando transmitir la necesidad de eliminar el límite de 500 personas y alinearse con la norma general del 50% del aforo, de la misma manera y con todas las precauciones con las que abrió sus puertas en septiembre. El martes 24 de noviembre el Liceu retransmitirá en streaming los dos ensayos de La traviata para lanzar un mensaje: “el Liceu quiere alzar la voz por la cultura”. El ensayo de la tarde, a las 15:30h, recibirá a 500 personas de forma simbólica, que es el aforo permitido en el Liceu  (21,8% del aforo del Teatre).

Una vez concluidos los ensayos, el Liceu seguirá con una actividad excepcional en la sala principal, con una acción de reflexión que interpela conciencias: la interpretación de la pieza Vexations de Erik Satie desde las 20h de la tarde y hasta las 8h de la mañana. El intérprete de esta ceremonia será el pianista Francesco Tristano,, nacido en Luxemburgo y residente en Barcelona, un artista que siempre se ha mostrado sensible y abierto a nuevas experiencias. Su estilo es el resultado híbrido entre la formación clásica i los conocimientos en música electrónica. Tal como afirma el mismo artista: ‹“La música por encima de cualquier cosa” es una frase que me acompaña desde mi primera juventud y que me guía hasta…el 2020. ¡La salud pública! Prioridad absoluta, estamos de acuerdo. Pero por favor, no olvidemos que la música es salud. Nietzsche fue mucho más elocuente al respecto: “sin música la vida sería un error, un camino agotador, un exilio”›.

Durante el año 1893 Satie estuvo enamorado de la pintora impresionista Suzanne Valadon. Cuando ella se marchó con un rico banquero, el compositor tuvo que superar un auténtico duelo y sintiéndose humillado escribió la pieza Vexations: una breve balada de 152 notas y menos de un minuto de duración que hay que repetir hasta 840 veces. Esta repetición cíclica y obsesiva se convierte en una auténtica maratón para el intérprete y un esotérico e insólito Everest. Su ejecución acaba despertando sentimientos muy diversos entre el público: desde la melancolía hasta la angustia. De apariencia inofensiva, Vexations es una pieza ácida y reivindicativa, que incluye aspectos de denuncia. Una manera de mostrar el tormento y la turbación que siente el Liceu en estas horas de incertidumbre y una manera de contestar con Arte a la imposibilidad de abrir al público. Este tour de force quiere representar, también, el esfuerzo y la perseverancia del sector cultural para avanzar y no desfallecer en estos momentos extraordinarios. Un acto de reflexión para fortalecer las estructuras del sector cultural en momentos de crisis, para mantener al sector unido y velar por todos los teatros que a día de hoy permanecen cerrados. 

A día de hoy, la voz de la cultura es un faro indispensable y necesario que no se puede apagar, y tal como acordó el Govern el pasado 22 de septiembre, la cultura como bien esencial debe permitir, con rigor y seguridad, poder seguir trabajando en equipamientos como el Liceu, que disponen de todas las medidas necesarias para alojar hasta un 50% de su capacidad máxima con seguridad.

Gran Teatre del Liceu (© Paco Amate)